INICIO » BABOSAS > Una cata huevo y la otra me come el chorizón

9 min
Descripción

Nada más rico en la vida para empezar la semana que cacharse a dos jermas bonitas, amorosas y dispuestas a hacer de todo, estaba en Máncora para relajarme y disfrutar un poco del sol a pesar de que estamos en pleno invierno, conocí a estas dos colombianas preciosas y nos llevamos tan bien que nos juntamos para hospedarnos en un solo hotel con bañera, jacuzzi y un restaurante de puta mare… uno de esos días por la mañana las dos se estaban bañando juntitas, se tocaban, estaban muy cariñosas y decidí unirme, ambas se veían como si necesitaban una buena verga para sentir el poder de un cachero peruano y me la comieron con ganas, una me chupaba el huevo y la otra se devoraba mi chorizón, qué hembras tan ricas conocí.