INICIO » BABOSAS > Qué pinga tan grande y cabezona tiene mi hermanastro

8 min
Descripción

Ese día yo estaba bien arrecha, lo confieso, él estaba jateando porque chambea de madrugada pero cuando lo veo a veces tan dormido me quedo mirando su paquetón entre las piernas, me excito pero trato de no pensar en cosas prohibidas, ay pero también soy de sangre caliente, humana de carne y hueso y siento atracción, esa tarde no pude más, él tenía la pinga medio salida del pantalón y se la acaricié y se le puso dura, todavía dormía pero la comencé a pajear, con mi mano más traviesa y él ya se despertó y me quedó mirando pero seguí y seguí, qué rico fue sacarle la leche… salió bastante, la próxima le voy a entregar el culo porque esa pinga la tengo que tener dentro de mí.